martes, 8 de septiembre de 2009

Historias para no dormir: el zar de los seguros revolucionarios

Omar Farías Luces (El negro Farías) empresario venezolano, con residencia española otorgada en 2006 supuestamente radicado en Majadahonda, Madrid, con multas de tráfico en Valladolid España, ligado en varias oportunidades y por distintos periodistas a dirigentes de la revolución venezolana realiza inversiones y compra de compañías de todo tipo y ramo en varios paises del continente. Actualmente, Presidente del Consejo Nacional de Seguros de Venezuela.



Se define a sí mismo como un filántropo y exitoso empresario venezolano, pero sus detractores no opinan igual.

Lo llaman el zar de los seguros y afirman que a Omar Jesús Farías Luces la Revolución Bolivariana “le hizo el milagro” de incrementar su patrimonio “de la noche a la mañana”.

Su economía prosperó, dice el periodista venezolano Iván Ballesteros, a partir de su amistad con el ex alcalde de Caracas, Juan Barreto, cercano al presidente Hugo Chávez, y empezó a adquirir bienes y empresas en Venezuela y otros países.

Obtuvo, además, las pólizas “de buena parte de las dependencias del Gobierno”, entre ellas la poderosa estatal petrolera Pdvsa, indica el periodista Miguel Salazar.

Nacido en Güiria (Valdez, estado de Sucre), Farías era un corredor de seguros que el 28 de julio de 2005 solicitó la suspensión temporal de su licencia para presidir la compañía que había comprado: Sofitasa y a la que cambió de nombre (Constitución).

De acuerdo con documentos y denuncias a las que tuvo acceso El Nuevo Herald, diario con sede el Miami EE.UU, en 2007 los contratos de cobertura de seguros de PDVSA, que abarcan las pólizas patrimoniales de cobertura nacional e internacional, tienen sobreprecios que superan los $100 millones anuales.

La prima de reaseguro que PDVSA abona anualmente, que debía ser facturada en $67 millones, ha sido pagada por un monto superior a los $120 millones.

Las operaciones de seguros y reaseguros son manejadas por la empresa Vida y Patrimonio, una aseguradora que controla las coberturas de seguros de otros entes oficiales como la compañía eléctrica Cadafe y la gobernación del estado Carabobo.

Esa firma la dirige Omar Farías, un corredor de seguros que preside, además, Seguros Constitución con quien comparte acciones con Alex del Nogal. La firma aseguradora recibe pagos de $5 millones anuales por ''asesoría y apoyo'' a diversas gerencias de PDVSA, cuatro veces el precio establecido en el mercado internacional.

En el contrato de cobertura, el pago del deducible por parte de PDVSA se duplicó de $25 millones a $50 millones, con una cláusula adicional de ''infraseguro'', que obliga a la petrolera venezolana aceptar el pago del 40 por ciento cuando el siniestro supera los primeros $50 millones.

La aseguradora logró una alianza estratégica con la firma de reaseguros Cooper Gay de Colombia, una subsidiaria de la firma con sede en Londres, ''a pesar de que están en el lugar 53 del standing de los corredores, y en el lugar 103 en el área de energía'', según los documentos.

Cooper Gay sustituyó a la firma Jardine Lloyd Thompson, también de Londres, la sexta mayor compañía de reaseguros del mundo.

''Las investigaciones sugieren la participación de personal dentro de PDVSA, que recibiría pagos de comisiones en cuentas en el exterior'', explicó una fuente familiarizada con el caso.

El Nuevo Herald envió varios correos electrónicos a la firma Cooper Gay de Colombia, buscando su versión, pero no obtuvo respuesta.

Varios intentos para contactar a Farías resultaron infructuosos.

''La corrupción de PDVSA está en todas las áreas'', afirmó el economista Orlando Ochoa, un consultor corporativo que ha denunciado públicamente varios casos de irregularidades petroleras.

Según Ochoa, es común la exigencia de comisiones entre el 20 y el 30 por ciento para otorgar contratos.

La corrupción y la inseguridad jurídica en el área petrolera ''son dos elementos que han influido determinadamente en la capacidad de la industria de mantener niveles operacionales y suministros de equipos adecuados'', dijo Ochoa.

Seguros Constitución, empresa dedicada a proporcionar instrumentos de protección a sus clientes, alcanzó en el primer cuatrimestre de este año, la posición número 6 dentro del mercado asegurador venezolano, indicador que se mide por primas cobradas, que en 2008 alcanzaron 385.249.746 US$ y durante 2007 160.512.357 US$.

Estas denuncias nunca fueron rebatidas ni tampoco fueron llevadas a tribunales norteamericanos por infundadas. En 2 años no ha habido demanda contra el diario o su autor el periodista Casto Ocando.

Ligado a la empresa SISA

En 2006 aparece la misteriosa empresa SISA, registrada sólo dos días antes de firmar contrato con la Gobernación de Carabobo, al mando en ese momento del chavista Acosta Carlez, que figuran como dueñas en sociedad: Proyectos DM, Inversiones FLD y Hospital NET.

La información del registro en Caracas aclara que los representantes legales de estas tres socias son Jhon David Ducker Barboza (Proyectos DM) y Omar Farías Luces (Inversiones FLD y Hospital Net). De acuerdo a los datos, el presidente de SISA es Pedro Alvarez Vargas, el vicepresidente es Alberto Rodríguez y los representantes legales son Ducker Barboza y Luis Eduardo López Durán.

La primera cláusula del convenio con SISA establece el servicio contratado: la administración y gestión de la maternidad, la provisión de medicamentos e insumos médicos, el mantenimiento preventivo y correctivo menor de la infraestructura y el personal necesario para la prestación de estos servicios. Los honorarios son 20% del presupuesto de la maternidad

Corporación OFL

En Venezuela aparte de Seguros Constitución y Mas vida y salud posee Corporación OFL a las que están adscritas empresas en las áreas de salud, producción agropecuaria, comercial, y finanzas:
botimarket
Todas ligadas con contratos suculentos al Estado venezolano tanto central como en gobernaciones ligadas al chavismo.

Desde su llegada al Ecuador, a mediados de 2007, la Corporación OFL, de propiedad del empresario venezolano Omar Farías Luces, ha invertido recursos por un valor que supera los 20 millones de dólares. OFL está en Panamá, República Dominicana, Venezuela y Ecuador.

Con la adquisición de la compañía de seguros Memoser (próximamente Constitución) y el establecimiento de una red de empresas anexas, OFL busca adueñarse de buena parte de un mercado que genera al año $ 883 millones en primas.

Los acercamientos mantenidos con los administradores de Seguros Sucre, la aseguradora de los bienes públicos en el país, develan el posible involucramiento de Farías en el negocio de los contratos estatales.

En Venezuela, las adjudicaciones de contratos públicos a las empresas de Farías desataron una polémica que trascendió las fronteras de ese país.

El 21 de mayo de 2006, diario El Universal de Caracas publicó un reportaje sobre presuntas irregularidades en el proceso de contratación para administrar la Maternidad del Sur, que llevó adelante la Gobernación de Carabobo y que se concretó en 7 días.

El contrato fue adjudicado a la empresa Servicios Integrales de Salud (SISA), señala la denuncia, sin pasar por licitación, gracias a la declaración de emergencia financiera y administrativa en el sector salud de la región (21 de abril de 2006).

SISA firmó el contrato el 28 de abril de 2006, apenas dos días después de haberse constituido como empresa, revela El Universal. Detrás de ella, tres compañías figuran como dueñas en sociedad: Proyectos DM, de John David Ducker Barboza; e Inversiones FLD y Hospital Net, ambas de Omar Farías Luces, presidente de Seguros Constitución.

El 6 de agosto de 2007, diario El Nuevo Herald de Miami reveló que, de acuerdo con documentos y denuncias a las que tuvo acceso, los contratos de cobertura de seguros de la estatal petrolera Pdvsa tenían sobreprecios que superaban los 100’000.000 de dólares anuales.

La prima de reaseguro que Pdvsa pagaba anualmente debía ser facturada en 67’000.000 dólares, pero el egreso que se hacía era superior a los $ 120’000.000, según el diario.

Las operaciones de seguros y reaseguros las manejaba la empresa Vida y Patrimonio, de Omar Farías, que controlaba las coberturas de otros entes oficiales como la compañía eléctrica Cadafe y la gobernación del estado Carabobo, expresó El Nuevo Herald.

En Ecuador, la administración de la empresa aseguradora de Farías hizo aclaraciones a Samuel Valarezo, intendente de Seguros, sobre la legalidad de los fondos procedentes de Venezuela.

“Todas las inversiones que ha venido realizando Memoser (Constitución), desde que fue adquirido por un grupo de inversionistas venezolanos, se han ajustado a la normativa jurídica ecuatoriana y a las normas de transparencia nacionales e internacionales”, señaló el gerente de la empresa, Galo Larrea Simmonds, en un oficio firmado el pasado 27 de enero.


En Manta, inauguraró a finales de 2008 una cadena de servicios de seguros generales, médicos y mortuorios en el edificio Plaza Constitución, de reciente construcción. El inmueble está ubicado en la avenida Flavio Reyes, barrio Umiña.

Viviana Castillo, jefe comercial de OFL en esta ciudad, indicó que en Plaza Constitución se concentrará MED NET, empresa que brinda seguros de accidentes, de vida, de bienes inmuebles. MED NET ofrece asistencia médica prepagada. DENTAL NET, será la primera empresa odontológica prepagada que tendrá el país. ASISTA NET que es una clínica del día para beneficio de afiliados y público en general, señaló Castillo. Finalmente se suma RPF que ofrecerá servicios de previsión funeraria.

En Manta también instaló un supermercado.

Por otro lado la empresa quiteña MM Jaramillo Arteaga, compró un terreno en el malecón para construir una sucursal bancaria. El área está entre el edificio El Navío y los bares "Ficus".

En la calle 13 también la empresa Marco Marchán levanta un centro comercial para terminarlo en el 2009.

Esta no es la primera inversión venezolana en Manabí. En Montecristi otros empresarios de ese país montaron la procesadora Induatún de Ricardo Fernandez Barrueco.

Compra de seguros Memoser en Ecuador

Según Alex Lima en marzo 2009 en Expreso.es el capital, por un monto de $ 8.281.423,50, que el empresario Omar Farías Luces colocó en Ecuador para la compra de la compañía de seguros Memoser (próximamente Seguros Constitución) fue transferido a tres cuentas bancarias que esa entidad posee: una local y dos en el exterior.

La mayoría de transferencias de esos recursos provino de bancos domiciliados en paraísos fiscales, sin que exista evidencia de que esas instituciones cuenten con políticas y procedimientos de prevención de lavado de activos, según los resultados de una auditoría especial de la Superintendencia de Bancos (SB).

Los detalles de ese examen, que el pasado 5 de marzo inició la Subdirección de Prevención de Lavado de Activos de la SB a los balances financieros de la aseguradora, fueron publicados ayer por EXPRESO.

De acuerdo con el informe, un total de $ 3’808.411 fue acreditado a la cuenta corriente N° 23118659 del Banco Pichincha Miami (EE.UU.), mientras que otros $3’702.348 se transfirieron a la cuenta corriente N° 3045440104 del Banco Pichincha en Ecuador, que Memoser mantiene para el ramo de seguros generales.

Finalmente, 829.159,50 dólares fueron traspasados a la cuenta N° 152840 del Julius Bäer Bank & Trust, con operaciones en Bahamas.

En los valores descritos está incluido el ingreso de $ 58.495 a la cuenta del Banco Pichincha en Miami, que corresponde a transferencias realizadas por Gerardo García Gómez, a través de la compañía de reaseguros Barens Re International.

Todas esas acreditaciones fueron dispuestas por Unovalores Ltda., financiera venezolana, y Westshore International Limited, con posible domicilio en el principado de Andorra. El ordenante de los traspasos fue Omar Farías Luces, según el análisis de la SB.

En tanto, las presuntas operaciones irregulares en el manejo de los recursos invertidos por Omar Farías, ya son de conocimiento de la Superintendencia de Bancos (SB), la Fiscalía General del Estado y la Unidad de Inteligencia Financiera del Consejo Nacional contra el Lavado de Activos.

En oficio dirigido el pasado 5 de mayo a los titulares de esos organismos, Galo Lara, miembro de la comisión de Fiscalización y Control Político, denunció que todos los mecanismos previstos para reprimir el lavado de activos no se pusieron en marcha en este caso.

“Es evidente que la autoridad de control omitió identificar a las personas jurídicas que realizaron las transferencias por cuenta del señor Farías, aun cuando quien figura como accionistas es él y no esas dos sociedades (Unovalores y Westshore International)”, dijo.

Lara exigió la inmediata intervención de la compañía Memoser y la iniciación de las acciones legales para sancionar el presunto acto doloso.

Los directivos de Memoser evitaron dar declaraciones cuando este Diario les pidió una versión sobre las inversiones de Farías. (MAS)

Se instruye un expediente por las autoridades ecuatorianas para saber el origen de los fondos, pero hasta ahora el expediente está engavetado.

Sol Seguros en República Dominicana

Adquirida en 100% por el grupo asegurador Constitución en Octubre 2008, le inyecta capital por 2,8 millones de dólares al ser adquirida.

En Julio 2009 lanza ARS Constitución en esa isla caribeña implantando el negocio seguros-servicios médicos que tanto le ha rentabilizado.

Seguros Premier y Seguros La Previsora

En Agosto 2009, Farias compra el 33% de las empresas aseguradoras venezolanas, Premier y La Previsora. Esta última asociado con Pedro Torres Ciliberto otro boliburgués.

Por lo demás, Farías es quien asegura la mayor parte de los activos de Ricardo Fernández Barrueco el zar de Mercal, y quién quita si habrá alianza a futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario