miércoles, 9 de septiembre de 2009

Chavez abrirá "villa nuclear" para desatar sus ambiciones atómicas

La creciente relación entre Venezuela e Irán estaría azuzando las ambiciones atómicas de ambos países y Estados Unidos debería vigilarla con más cuidado, recomendó el lunes un veterano procurador de Nueva York.

En un discurso en la Brookings Institution,
Robert Morgenthau, ex fiscal de distrito en Manhattan, dijo que investigaciones realizadas por su oficina indicaron que Irán se vale de la red bancaria de Venezuela para evadir las sanciones internacionales y adquirir los materiales que necesita para su programa nuclear.

Irán ayuda a Venezuela a desarrollar un programa nuclear civil dado que ambos países tienen derecho a producir energía atómica, aseguró el presidente Hugo Chávez en una entrevista al diario francés Le Figaro publicada este miércoles.


Chávez, aliado del presidente iraní Mahmud Ahmadinejad, efectuó una visita a Teherán el pasado fin de semana.

En la entrevista con Le Figaro, el presidente agradeció a Ahmadinejad por las transferencias de tecnología de Irán en Venezuela, recordando que ambos países firmaron un nuevo acuerdo la semana pasada en Teherán.

Venezuela trabaja en un proyecto preliminar para la construcción de una "villa nuclear" con la ayuda de Irán, para "que el pueblo venezolano cuente en el futuro con ese maravilloso recurso para usos pacíficos", había afirmado Chávez en Irán.

El jefe de Estado defendió que Irán tiene derecho a producir su energía nuclear como lo hacen Francia y muchos otros países y puede hacerlo también Venezuela.

Chávez se declaró sin embargo contrario a un programa nuclear con fines militares, considerando que el uso de la bomba atómica sería una catástrofe, y propuso ir hacia un desarme generalizado.

El líder venezolano se declaró seguro de que Irán no está fabricando dicha bomba e invitó a europeos y estadounidenses a proponer un pacto, bajo el auspicio de la ONU, para lograr la eliminación total de las armas nucleares.

Los países occidentales sospechan que Irán intenta fabricar armas nucleares de manera encubierta afirmando que su programa es exclusivamente civil, lo que Teherán siempre ha negado.

Venezuela no es objeto de sanciones económicas internacionales ni de Estados Unidos, lo cual significa que
los bancos estadounidenses procesan transferencias bancarias desde los bancos venezolanos en base a la confianza de que la contraparte venezolana garantiza que esas transacciones se hacen con fines legítimos.

A principios del 2008, Irán abrió en Caracas una subsidiaria del Banco de Desarrollo de Exportaciones de Irán. El año pasado, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro impuso sanciones a ambos bancos por suministrar respaldo financiero a las organizaciones militares responsables del programa nuclear de Irán.

Morgenthau indicó que fábricas de propiedad iraní y operadas por ese país funcionan en tierras de áreas remotas de Venezuela. Aunque se sabe muy poco de lo que acontece dentro de esas plantas, “nos debería preocupar que podría tratarse de actividad ilegal”, destacó.

Morgenthau citó algunos casos que demuestran ampliamente los extremos a los que llegaría Irán para evadir las sanciones destinadas a limitar su programa nuclear.

En el ámbito militar, una Venezuela nuclear representaría un desplome del balance militar en la región, y nuestra soberanía se verá afectada ante cualquier bravuconada a las que Chávez nos tiene habituados, que podría ser activada por cualquier decisión por inocente que sea, por parte de nuestro gobierno en materia comercial, militar o incluso contra el narcotráfico.

Israel sospecha que Venezuela y Bolivia ayudan a Irán en su controvertido programa nuclear, al suministrarle uranio, según un documento oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí.

En 2008 el primer ministro ruso, Vladimimr Putin, dijo que está dispuesto a estudiar la cooperación nuclear con Venezuela, luego de reunirse hoy con el presidente Hugo Chávez en su residencia en las afueras de Moscú.”Estamos listos para estudiar la posibilidad de operar en la esfera de la energía atómica pacífica”, dijo Putin.

Veremos en que termina todo esto. Retórica o realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario