martes, 11 de octubre de 2011

Hugo Chávez parece impasible ante las reclamaciones de la complicidad oficial en el crimen

Opositores del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, están esperando ansiosamente el juicio de Walid Makled, empresario extraditado de Colombia hace cinco meses. Antes de que él fue enviado a casa para enfrentar cargos de tráfico de drogas, el señor Makled se jactó de que había 15 generales venezolanos, el hermano del ministro del Interior y cinco legisladores a favor del gobierno en su nómina de un millón de dólares mensuales. Descrito por un abogado de Estados Unidos como un "rey de los capos", el señor Makled es buscado en Nueva York por supuestamente envío de toneladas de cocaína procedente de Venezuela. Como prisionero de servicios de seguridad de Chávez, el señor Makled se ha quedado en silencio. El juicio, que comenzará pronto, puede o no puede ofrecer más revelaciones.

El presidente dice que las acusaciones del Sr. Makled forma parte de un complot de los Estados Unidos que lo socavan. Desde que echaron de Drogas de Estados Unidos (DEA) en 2005, el gobierno de Chávez insiste en que está interceptando las drogas más que antes. Pero sus propias cifras muestran una caída de casi la mitad de la cocaína incautada entre 2005 y 2010. Las Naciones Unidas dice que Venezuela es la fuente de más de la mitad de la cocaína incautada en el mar rumbo a Europa. Funcionarios estadounidenses dicen que más del 90% de las aeronaves que transportan la cocaína colombiana despegar de Venezuela.
Las autoridades venezolanas culpa todo esto en la geografía, y señaló que su país se encuentra junto a Colombia, el mayor productor mundial de cocaína. Tarek El Aissami, ministro del Interior, dice que desde que la DEA salió de Venezuela ha detenido y entregado a otros países 69 traficantes de alto nivel, muchos de los Estados Unidos. Sin embargo, el negocio sigue en auge.

Al igual que en otros países de tránsito, el consumo de drogas y la guerra de pandillas están creciendo en Venezuela. Pero no hay un equivalente de la guerra contra las drogas estragos en México, entre la muchedumbre y el Estado. Algunos expertos sugieren que esto se debe a que los dos han establecido un modus vivendi.

Señor Makled acusó a las fuerzas armadas de operar cuatro o cinco vuelos de drogas de un día desde la frontera con Colombia a Centroamérica. Los generales que nombró como sus cómplices son el comandante de las fuerzas armadas altos ', el jefe de inteligencia militar y el director de la Oficina de Lucha contra las drogas. Dos ya estaban en la lista negra los EE.UU. del Departamento del Tesoro por su presunta complicidad con la guerrilla colombiana en el tráfico de drogas. Este mes, un tercer general, también nombrado por el señor Makled, se unió a ellos: Cliver Alcalá, jefe de la guarnición grande en Valencia. Venezuela rechazó esto como "una expresión más del carácter imperial y arrogante" de los Estados Unidos.

La sospecha de la complicidad del gobierno de alto nivel en el tráfico de drogas se ha agravado debido a la confusión oficial sobre un incidente ocurrido en agosto en el que una avioneta aterrizó en una carretera de la costa en el estado occidental de Falcón. Cuando lo encuentra, había más de una tonelada de cocaína a bordo. Su llegada fue seguida por un tiroteo entre la policía estatal y decenas de policías del cuerpo nacional de detectives, conocido como el CICPC.

El jefe de la policía de Falcón, quien dice que sus hombres respondieron a una llamada de emergencia y fueron emboscados por el CICPC, se vio obligado a dimitir. Al principio, los funcionarios nacionales, dijo que el ataque fue un golpe de inteligencia. Después de dos semanas de contradictorias las declaraciones oficiales, Chávez admitió que el avión había despegado desde el aeropuerto militar de Caracas, la capital. La operación, dijo, había sido una "entrega vigilada", es decir los agentes se hicieron pasar por traficantes para atrapar a los verdaderos criminales. Pero ¿quiénes son?

Wilmer Flores, director del CICPC, insistió en que era "uno de los mejores casos de drogas", la policía había estado alguna vez involucrado in Unas semanas más tarde el Sr. Flores fue condecorado, y luego despedido, junto con casi todos los otros altos miembros de su fuerza. No se dio explicación alguna.

Las únicas personas detenidas por el caso hay cinco policías, tres civiles (transeúntes, dicen sus abogados) y un sargento de la guardia nacional. Los medios de comunicación venezolanos han revelado que la policía Falcón eran en realidad responde a una llamada de emergencia, y que ninguno de los policías detenidos tiene un estilo de vida que sugieren los ingresos del tráfico de drogas.

Mientras tanto, ninguno de los funcionarios de alto nivel nombrada por el señor Makled se encuentra bajo investigación. Las autoridades venezolanas tienen ahora dos oportunidades distintas para mostrar en la corte su compromiso para frenar el tráfico de drogas sin temor ni favoritismo. Parece improbable que los toman.

The Economist - 08 octubre 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario