miércoles, 13 de octubre de 2010

Interpol: coacción internacional del fascista Chávez?

Desde hace ya varios años, el gobierno de Hugo Chávez descubrió el miedo que podía infundir a sus adversarios políticos exiliados por la violación constante de los Derechos Humanos en Venezuela y por existir una justicia parcializada por los intereses políticos de régimen con INTERPOL.

La justicia roja, como se llama en Venezuela a la mayoría de jueces y al Tribunal Supremo de Justicia, elegida y controlada exclusivamente por simpatizantes de las políticas de Chávez, utiliza discrecionalmente a Interpol como una policia para infringir los Derechos Humanos en el exterior. Utiliza, la buena fe y lo que deberían ser decisiones judiciales adaptadas a derechos internacionales, para solicitar bajo cargos de crímenes comunes a adversarios políticos exiliados voluntariamente por su posición con el gobierno.

Interpol debería plantearse seriamente que Venezuela siga perteneciendo a dicha institución. Deberían revisarse a la luz de los convenios, a quienes solicita Venezuela a través del sistema. Deberían los jueces que revisan las causas antes de extraditar a un venezolano, observar bien el debido proceso, la vinculación política del solicitado y las causas que lo han llevado a estar fuera del país.

El último caso es el del General González González, quien testificará en España en el caso del entrenamiento de Etarras, a quien convenientemente le han creado una causa en Venezuela para que no pueda declarar ante un juez español. Allí está el caso de Mario Rocco, exiliado voluntario, ciudadano ejemplar donde vive, ahora solicitado por Chávez por ser escolta de su mas odiado presidente, a quien él intentó dar dos golpes de Estado, preso en España, esperando que su caso sea visto por un juez para decidir su extradición.

Vergüenza debería darnos de ver como se maneja la justicia en nuestro país, en manos de un fascista disfrazado de cordero con pregón de ideologías que no siguen ni sus ministros y mucho menos él mismo o su familia. Puro cuento para enamorar viejas serpientes europeas y americanas y tenerlas de su lado. En que triste hora nos ha tocado vivir en Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario