miércoles, 27 de julio de 2011

Médicos detenidos

Asi como me llegó se los publico:


La mejor fuente confiable de estos hechos soy yo, como médico que soy. Aquí está mi resumen:
Se trató de un paciente de 74 años, Coronel retirado, quien inició su enfermedad como a las 8 am, refiriendo dolor abdominal de aparición gradual pero rápida, más distensión. 
Llega al Hospital Militar de Maracay después del mediodía; ya la familia tenía una actitud agresiva y déspota, exigiendo se le atendiera de inmediato, fueron directamente a la Dirección para pedir los exámenes de laboratorio y Rx. La residente que está en Triaje lo ve a la 1:20, le pide la rutina de laboratorio más Rx, y deja el paciente hidratándose en una camilla ; para ese momento los signos vitales estaban dentro de la normalidad, tenía dolor abdominal generalizado, de leve a moderado, sin defensa, distendido, sin ruidos y moderadamente deshidratado. 
A las 2:15 pm, la hija retira los exámenes y la Rx, y sin mostrárselos a la residente le dice que se lleva a su padre a otro centro donde tres amigos cirujanos lo atenderán, se le insiste que lo deje ya que el cirujano de guardia viene bajando de la UCI, donde estaba valorando a un paciente, pero se niega, pues en la puerta de emergencia ya estaba una ambulancia esperándolo. 
Se van contra opinión médica. Lo llevan al centro Ambulatorio del Norte donde solo realizan cirugías menores, ahí se dan cuenta de que sus condiciones se están agravando y como a las 3:00 lo trasladan en la misma ambulancia a un centro privado (Centro Médico Maracay) , que no lo puede recibir ya que en ese momento está colapsado, pues recibieron un accidente con 17 heridos. La residente del ambulatorio que lo acompañaba en la ambulancia, angustiada, llama a su profesor, el Dr. Fermín Hernández cirujano, quien en ese momento se dirigía a San Juan de los Morros, a una reunión familiar. 
El colega, que no estaba de guardia, se regresa y le dice que lo lleve al Hospital de Clínicas Las Delicias. El paciente llega a las 4:00, es atendido de inmediato, pues estaba en malas condiciones. Le toman una vía central, le colocan antibióticos, analgésicos y otros medicamentos. Le diagnostican abdomen agudo quirúrgico y obstrucción intestinal, llaman al cardiólogo, neumonólogo, intensivista y anestesiólogo, este último determina que es ASA IV y comenta que no lo va a anestesiar hasta que no lo estabilicen. 
Luego el paciente convulsiona y lo pasan de una vez a la UCI. A todas estas, el Dr. Hernández hizo el informe a Seguros La Previsora (del gobierno...) para lo de la clave. Estando en la UCI, la hija reclama airadamente al Dr. Hernández que opere ¡ya! a su padre, se le explica lo grave de su estado y que hay que estabilizarlo primero, pero esta insulta a Fermín y le dice que no va  a tocar a su padre y exige que venga el cirujano de guardia, quien estaba operando. Cuando este llega a la UCI, el paciente fallece, a las 8:00 pm. 
Nunca llegó la respuesta del seguro y menos la clave.  En ningún momento se le negó la atención, todo lo contrario, falleció en la UCI, recibiendo el tratamiento adecuado. La autopsia reveló un infarto intestinal masivo con múltiples perforaciones en colon. 
Mandaron a detener al Dr. Hernández, al cirujano que estaba de guardia, a la Dra. Carmen Navas, Gerente Médico,  a los dos empleados que estaban en Admisión y al Administrador. A los médicos los acusaron de Homicidio Intencional. Al día siguiente llegó INDEPABIS y le impuso una multa millonaria, impagable, a la Clínica. No se como definir esto: aberración, hiperabuso, infamia, cochinada, exagerada violación a los derechos humanos... Ellos no hacen lo que les da la gana, ellos hacen lo que les hemos dejado hacer, por pusilánimes, egoístas, conformistas, poco solidarios y unidos. No somos un ente gremial, pero considero que sí debemos hacer un manifiesto, bien pensado y escrito, pero contundente. Lo que  le está pasando a nuestros colegas es demasiado injusto, es una arremetida brutal contra el gremio médico, y no podemos quedarnos callados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario